Scrum, como no perder el foco