Frodo y el presupuesto de proyectos de tecnología