¿Serán los Premios Óscar los nuevos dinosaurios?