Lecciones de MVP en la panadería de Christina Tosi
Juan Daza Arévalo
Juan Daza Arévalo
Agile Facilitator: mindset, culture and methods
Momofuku

MVP mínimo producto viable

El siguiente texto está inspirado en un documental que se presenta en Netflix®, y es posible que necesite de una cuenta para seguir la historia. Haré todo lo posible para recrear la experiencia.

      Estoy interesado en aprender más, cada día, sobre cómo construir un entorno seguro para innovar a un ritmo sostenible por tiempo indefinido: producir bajo presión y ofrecer los mejores productos y servicios, sin un impacto en el bienestar de un equipo o una persona. Supongo que he visto durante mi carrera a muchas personas talentosas quemarse y demasiadas grandes ideas descuidadas.

      Una idea es una construcción frágil que enfrenta muchos problemas desde una etapa temprana. Algo tan simple como el miedo puede borrarlo y algo tan peligroso como el ego puede inflarlo hasta convertirlo en una Hidra que se defiende con muchas malas versiones de sí mismo. Después de aprender lo que el trabajo constante y las acciones disciplinadas que siguen a un pensamiento crítico pueden hacer en una idea, comencé a distanciarme de conceptos como la suerte o la coincidencia y me enfoqué en crear condiciones para el trabajo respaldadas por una intuición y causalidades educadas. Ese es uno de mis muchos aprendizajes después de leer “Cómo volar un caballo: la historia secreta de la creación, la invención y el descubrimiento” de Kevin Ashton.

      Una idea necesita de una persona que esté dispuesta a trabajar muy duro y se encuentre en un entorno donde la confianza sea la moneda principal. Y por lo visto, lo mismo pasa en una cocina.

Momofuku Momofuku — Photo by Jason Leung on Unsplash

 

Entra en pantalla Christina Tosi, acercamiento

Siempre hay una oportunidad de relacionarse con un rol que aparece en una pantalla. Se termina conociendo a una persona o al menos así se siente. Una sonrisa, el carácter, el impulso, las expresiones audaces tienen un impacto, y así es fácil imaginar que estamos en presencia de un amigo. Ese es el poder oculto de la serie documental de Netflix llamada “Chef’s table“. En un abrir y cerrar de ojos, somos parte de una cocina. Y, literalmente, estoy viendo estas series frente al fregadero de mi cocina mientras lavo los platos, así que supongo que podría haber algún sesgo de mi parte.

      David Chang, el chef-fundador de Momofuku, necesita ayuda. Wylie Dufresne lo conecta con Christina Tosi, quien encarna en ese momento el papel de un Gerente de Operaciones que puede ayudar al sistema de Momofuku (24:51 en el documental). Christina tiene la mejor primera impresión que alguien puede tener: el jefe lidera desde el ejemplo (Chang trapeando el piso arreglando algo). Christina recibe un desafío-invitación-pedido de Dave pidiendo su “comida familiar” por lo que prepara una nueva versión de su Crack Pie® con Miso. Tenga en cuenta que el famoso Crack Pie® nació en el restaurante WD-50 como parte de la “comida familiar” (el momento en el que todo el equipo de la cocina come algo) y que haciendo este pastel ella estaba cumpliendo un ritual de paso, poniendo a prueba sus habilidades con una multitud de cocineros. Un buen desafío para un producto. (20:43 en el documental). Llamemos a esto el MVP 1.2. Esa es una nueva versión de un producto que se celebró antes y puede tener un nuevo ingrediente. Podemos hacer una pausa aquí y cortar.

Sigue siendo MVP

      En 2011, Eric Ries hizo del Producto Mínimo Viable un componente central del Modelo Lean Startup y lo definió así:

“Un mínimo producto viable (MVP) ayuda a los emprendedores a iniciar el proceso de aprendizaje lo más rápido posible. Sin embargo, no es necesariamente el producto más pequeño imaginable; es simplemente la forma más rápida de atravesar el ciclo de retroalimentación Build-Measure-Learn con la mínima cantidad de esfuerzo”. ¹

     

Ha pasado mucho tiempo desde que Lean Startup llegó a los estantes y las noticias de su desaparición se asoman de vez en cuando: Carlos Benyeto dice: “El MVP está muerto, larga vida para el MAP (Minimum Awesome Product)”; Rick Highman, “El MVP está muerto. Larga vida a la RAT”, centrándose en los supuestos y sus pruebas; Rafayel Mkrtchyan nos invita a preguntarnos “¿Está muerto el MVP? Lo que debes saber sobre MVP y MAP”. Pero en mi experiencia, los MVP apenas están comenzando a nivel de empresas y grandes negocios, por lo que estarán aquí por un tiempo.

      En lugar de hacer click alrededor del epitafio del MVP, considere lo que sucede cuando ejecuta un experimento. A veces hay un retorno de la inversión, ROI (y ese sí es un término al que deberíamos estar cavando su tumba); a veces, el mercado reacciona y puede comenzar a planificar cómo escalarlo; pero pase lo que pase, el equipo aprende mucho y gana confianza, tranquilidad y comienzan a creer que puede ser real. Los MVP son un argumento convincente de que alguien está haciendo la pregunta correcta.

      Desde una postura de descubrimiento de productos, el Crack Pie® con Miso es una prueba de una idea en un entorno seguro y crítico (una especie de arenera). Hay una persona talentosa que hace un regalo para un grupo de consumidores entrenados para probar sólo lo mejor y ser clientes exigentes, y ella valida la calidad y la habilidad que necesita para reproducirlo y, por la reacción de los consumidores, Christina se da cuenta de que su producto es un éxito. Y esa es una definición muy cercana a lo que un Mínimo Producto Viable es y lo que, como experimento, debe enfrentar.

Volvamos a Christina y sus pruebas en Momofuku

Christina Tosi parece ser una mujer notable y, por el aspecto de su equipo, puede liderar desde un lugar consciente y amoroso. Pero todo esto viene de mi imaginación, así que vamos a ceñirnos al guión. Después de trabajar con Wylie Dufresne, Christina confiesa que el haber escuchado los objetivos que Wylie tenía para ella en WD-50 la hizo detenerse. El siguiente paso era convertirse en pastelera, y esa no era su intención ni su sueño. Ella termina ayudando a David Chang y elegimos aquí un segundo MVP que debe estar en el menú. Christina que ahora se ha distanciado un poco del rol protagonista de cocinera pero participa como apoyo para los otros cocineros (y en ese momento me gustaría asignarle el rol de Product Owner), siente que los postres que está cocinando no son lo suficientemente “elegantes” como para ser consierados en el menú.

      El Product Owner o dueño del producto entiende el valor. Puede que no sea fácil de expresar ni representar, pero el sistema espera que alguien tenga un entendimiento del valor que ofrece. En un MVP, el valor puede estar oculto y es parte de su naturaleza revelarlo. Por eso medimos, aprendemos, cambiamos, escalamos. Christina está bajo presión, y Dave exige un postre, y entra en modo ultra americana y prepara un Strawberry Shortcake que se convierte en un MVP 2 que es bien recibido y expresa “capas de inteligencia con locuras” (30:20 en el documental).

      En esta nueva iteración del trabajo de Christina en Momofuku, Dave valida un par de hipótesis: que a Christina “le encanta cocinar y se niega a hacerlo”, “todavía necesita una salida para expresarse” y “la única forma de hacerlo es empujarla por el precipicio”. Los MVP no son solo un producto que sale a producción y genera ingresos. También son una expresión de un equipo que pronto liberará soluciones, mejores y más audaces. Aprendemos del MVP si tenemos el poder de ofrecer producto en un tiempo ajustado.

      Luego viene el descubrimiento. Como Christina está empezando a despertar de nuevo el deseo por cocinar, ahora enfrenta un nuevo desafío, la elaboración de un plato para un restaurante de esos que sirven una variedad de opciones tipo degustación, donde se busca la sorpresa como objetivo principal, y Christina es responsable del postre. El tercer MVP que conocemos está en un estado de ideación y creatividad. Christina sabe que el producto adecuado para ofrecer es un Panna Cotta y, en sus palabras, “es un poco aburrido”. En esa brecha de resolver un problema, aparece una solución alineada con los MVP anteriores y así se asoma la innovación: la “leche de cereales” como sabor. Hay suficientes limitaciones para crear un producto único, y así sucede: “Cuando lo comes, estás inmediatamente en tu infancia”, dice Dave Chang.

      El MVP 3 es un Panna Cotta de leche con sabor a cereales, y tiene las firmas de la creatividad: trabajo duro detrás, movimientos audaces, intenciones infantiles y juguetonas, y algo oculto que puede escalar a un nivel diferente. Solo puedo hablar de lo que veo en el documental y estoy seguro de que hay muchas iteraciones y muchos otros productos, pero desde el lado editado de la historia que podemos ver hay una tubería con un valor significativo de extremo a extremo. Cuando algo como esto sucede, hay una oportunidad para un spin-off o una extensión de una idea en un terreno similar.

MVP mínimo producto viable

      No estoy seguro de si el Momofuku Milkbar es un MVP 4 o es el primero de un nueva Flujo de Valor, pero estoy seguro de que no hay forma de llegar allí si no fue de la forma en que lo cuenta el documental. Surgió gracias a una colección consciente de decisiones donde se cuidaba el producto y se protegían las ideas. No se puede saltar de un restaurante en peligro a una barra de leche que sirve un sabor que nunca antes ha sido probado. Así no funciona el mundo. Construyes sobre errores y celebraciones: abrazas el MVP.

MVP mínimo producto viable

      Christina al final dice que Dave le dio permiso para sentirse lo suficientemente valiente como para decir: “No le debo nada a nadie y en realidad no necesito pedir permiso a nadie”. Parece que el carácter fluye en los MVP.

Descarga gratis
el ebook

Proyecto Ouróboros

DevOps

Compra nuestro último
libro en Amazon

El interminable juego
de la Agilidad

El interminable juego de la Agilidad

Mantente al tanto de nuestras publicaciones a través de nuestras redes sociales: LinkedIn, Instagram y Twitter.

¹   Ries, Eric. (2011). The Lean Startup: How Today’s Entrepreneurs Use Continuous Innovation to Create Radically Successful Businesses (p. 93). The Crown Publishing Group. Edición Kindle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog

Contáctanos